.

EN CASA GRANDE: MAL GOBIERNO CORPORATIVO + CONFLICTOS.

archivado en: CHICAMA,COLUMNISTAS |

POR: JUAN ARRIAGA DIÉGUEZ

Con toda la experiencia empresarial que tiene y podría demostrar el Grupo Gloria sigue fallando y cometiendo una serie de desatinos, en el campo laboral, social y económico, que son caldo de cultivo para causar protestas y conflictos de sus públicos que en nada contribuyen a su ya alicaída reputación como corporación sin sensibilidad ni rostro humano.

Todos los grupos, asociaciones, accionistas, trabajadores, dirigentes sindicales, cañicultores, etc. de la provincia han programado una masiva asamblea pública el próximo sábado 18 a las 4 de la tarde para protestar por los abusos que perpetra la Corporación Co Azúcar del Grupo Gloria y la indiferencia del Gobierno para poner límite a las iniquidades.

Los líderes que representan a todos los indignados de la Provincia de Ascope han anunciado que si el Gobierno no interviene para ayudar a resolver los problemas que ocasiona la Corporación que controla Casa Grande, Cartavio y San Jacinto se verán en la necesidad de adoptar otras medidas extremas.

Especialistas en conducta humana presumen que la Corporación referida carece que profesionales de calidad y de primer orden en recursos humanos que dominen la interrelación humana atinada, que tengan liderazgo, empatía, tolerancia, inteligencia emocional, aparte de esforzarse por ser justos y equitativos en todos los aspectos empresariales.

Si la Corporación Co azúcar no desea seguir descendiendo en prestigio y sumando más animadversiones tiene que hacer el esfuerzo de asesorarse por entidades de prestigio que dominan el arte y la ciencia del buen Gobierno Corporativo.

Pero ¿Cómo se mide el prestigio de una empresa? Según los especialistas el índice se mide preguntándole a la gente cuánto confía, admira y respeta a

una entidad. Una vez que se establece esto, que se llama el pulso de su reputación, se puede determinar que la afecta.

Señalan, asimismo, que en el caso de las compañías tienen en cuenta siete categorías de variables que determinan la reputación y se establece un seguimiento de la trayectoria de esa reputación: el desempeño financiero, el desempeño social, es decir cuán bien trabaja la empresa con su comunidad, el ambiente laboral para los empleados, el liderazgo y la influencia de los líderes para generar un ambiente positivo para la empresa, el buen gobierno corporativo, la calidad y valor del dinero de los productos y la innovación.

Todas estas variables determinan si una empresa es bien vista, apreciada o más bien es criticada y vilipendiada con razón.

Sostienen también que antes lo más relevante en una empresa era el desempeño financiero, pero ahora es el ambiente laboral, el trato equitativo con sus pequeños inversionistas, pues determinan el nivel de satisfacción de sus trabajadores, accionistas, etc., o su frustración.

Cuando se refieren a un buen gobierno corporativo lo definen o destacan la necesidad de la transparencia. Cada vez los públicos que se relacionan con la empresa quieren saber y entender como las compañías lidian con el mundo, con sus empleados, con sus consumidores, con sus accionistas, con sus inversionistas, si son transparentes en sus operaciones o si quieren esconder información. La expectativa es tener cada vez más información sobre la compañía y en una sociedad de accionariado difundido, como es Casa Grande, mayor razón.

Casa Grande no hace esto por eso se encuentra en la posición que privilegia el secretismo y por ende pierde popularidad y respeto de todos sus públicos.

Lo importante es que Co Azúcar entienda y reflexione– como ya lo hacen muchas empresas prestigiosas del mundo- que la responsabilidad social ya no lo considere como caridad, sino una cuestión de cómo generar valor. Para esto, se tiene que tener la paciencia y el tacto de escuchar a la gente

Si quienes tienen el control de las empresas azucareras mencionadas siguen empecinadas en una actitud intransigente e inequitativa, perpetrando arbitrariedades, despidiendo a los dirigentes sindicales socavando los derechos que les corresponden a los cañicultores, mezquinando y postergando los dividendos a los accionistas etc., con la complicidad de las autoridades competentes del sector, la indiferencia del gobierno central entonces sobrevendrán mayores y persistentes conflictos de pronóstico reservado.

En las actuales circunstancias tan adversas lo que se les puede aconsejar es que se rodeen de profesionales y especialistas más capaces e inteligentes para los asesoren no sólo a crear, mantener y aumentar una positiva reputación, sino para que cuenten con la comprensión, apoyo y buena voluntad de los públicos, pues forman parte y contribuyen a su progreso y desarrollo. Los invito a meditar, con cuidado, sobre lo expuesto y ojala se dé un importante cambio de actitud para bien de todos.

Comentarios en Facebook :

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>